Por el staff de especialistas en cabello de Silvia Galván Image Studio.

 

 

¿Es bueno lavarse el cabello diariamente?

 

Hasta ahora no hay ningún estudio que indique que sea malo o que el cabello se acostumbre a los lavados y, por ello, se engrase con mayor frecuencia. Es recomendable usar un shampoo adecuado al tipo de cabello. Conviene, además, dar un pequeño masaje al cuero cabelludo durante la aplicación del producto.

 

Pero, para quienes prefieren espaciar los tiempos del lavado, se recomienda el uso de un shampoo en seco, que aporta volumen y densidad al instante, perfecto para llevarlo de vacaciones, festivales, camping o excursiones.

 

¿Si cepillamos el cabello por la noche se caerá más rápido?

 

Falso. Peinarse antes de irse a dormir es recomendable para eliminar la suciedad y grasa que pudiera acumularse durante el día. Es importante hacer uso de un cepillo como es el Tangle Teezer que se deslice bien por el cabello para evitar los tirones y los nudos.

 

¿Perjudica el sol o el agua del mar al cabello?

 

A diferencia de lo que se cree, no demasiado, pero es preferible evitarlo. Bien es cierto que ambos tienden a resecar el cabello y a dejarlo sin el volumen que luce habitualmente. Por ese motivo se recomienda hacer uso de productos que incentiven la densidad (Densifique de Kérastase), así como una hidratación extra (HydraSource de Matrix) y la protección solar (Soleil de Kérastese)

 

¿Los fijadores y lacas son responsables de la caída del cabello?

 

Falso. Ni las lacas, ni otros productos fijadores son responsables de la pérdida progresiva del cabello, por supuesto nada en exceso. Durante su uso, el producto no daña el cabello, además se elimina fácilmente a través del lavado, por lo que no deja ni rastro una vez aclarado.

 

¿Cómo evitar la rotura y caída del pelo?

¿Sabías que la deshidratación capilar es el principal enemigo de la pérdida de cabello? La deshidratación es la causa del 90% de las caídas de cabello tanto en hombre como en mujer.

La temporada de verano que comienza a mediados de junio y hasta septiembre es la peor del año para el cabello, siendo especialmente “sufridoras” las melenas largas, ya que el sol genera deshidratación del cuero cabelludo y por lo tanto donde más sufre es en este tipo de cabello.