Por el staff de especialistas en cabello de Silvia Galván Image Studio.

 

 

 

¿Por qué nuestro cabello es lacio o rizado? ¿Por qué su color cambia a lo largo de nuestra vida? ¿Por qué es más grueso o más delgado? ¿Por qué es abundante o escaso? ¿Por qué todas esas variantes pueden estar presentes en una misma cabellera?

 

 

 

El cabello es un lugar que almacena datos importantes de nuestro ADN y representa a uno de los signos físicos que nos hacen únicos e irrepetibles. Entre los rasgos más poderosos que nos distinguen por medio del cabello, está nuestra historia étnica, genética y herencia familiar que definen su tono, color, textura y fortaleza.

 

 

 

Por fortuna, el cabello también es uno de los rasgos de identidad que podemos transformar a voluntad, de forma frecuente y sin riesgos. Gracias a los avances de la cosmética para el cabello, en la actualidad es posible lograr los cambios más disruptivos sobre su naturaleza, y recrear signos de identidad al gusto de cada persona.

 

 

 

Hoy se puede lograr casi todo lo que uno desea a nivel capilar, pero hay que considerar que existen factores que determinan la complejidad, los tiempos, cuidados y los productos que se requieren para lograr un look que nos favorezca. Los expertos en cabello de Silvia Galván Image Studio te recomiendan tomar en cuenta los siguientes datos a la hora de buscar cambios de look:

 

 

 

1.- Corte de cabello. La textura, abundancia, volumen, peso y tipo de nacimiento, son solamente algunas de las características que se toman en cuenta a la hora de hacer un diseño de peluquería. Sea un cabello corto o largo, rizado o liso, un peluquero debe ser muy cuidadoso a la hora de intervenir el cabello considerando los datos de su origen natural, las referencias de vida de su cliente y lo que busca como resultado final.

 

 

 

2.- Texturas. Una de las aspiraciones más comunes de las mujeres es lograr cambios drásticos en las texturas del cabello, y en la tendencia actual, es pasar de un cabello rizado a un liso perfecto. Hoy existen productos que logran esos resultados y con una larga duración. Las condiciones de aplicación de estos productos y sus cuidados (tiempo, cantidades y especificaciones) variarán de acuerdo con el volumen, largo, y desde luego, con sus características originales.

 

 

 

3.- Color y decoloraciones. Estos son dos procesos que pueden ir aparejados, y que deben hacerse con previa asesoría sobre las características capilares. El tiempo y los requerimientos químicos que necesitará el cabello son muy variables. Las técnicas de diseño de color y el tipo de los productos a usarse, serán fundamentales para que el cabello cambie sin afectar su estado natural.

 

 

 

4.- La salud del cabello. No toda la apariencia de nuestro cabello depende de la genética. También está condicionada por factores como la alimentación, hormonas, edad, exposición al medio ambiente y hasta estados emocionales. Existen además cabellos que presentan agresiones muy profundas por excesos o descuidos en su manejo cosmético. Es posible lograr que algunas de estas condiciones se superen con tratamientos capilares, corte de cabello y rehidratación, pero habrá algunas que deberán resolverse clínicamente. Hay que considerar que el cabello también puede alertarnos sobre nuestro estado de salud.

 

 

 

“Cada cabello es un mundo y cada técnica, fórmula, y manejo para sus cuidados y apariencia deben de responder a su origen y naturaleza”: Silvia Galván.

 

Contacto para prensa

Andrea Aguilar: andrea@silviagalvan.com

52 (55) 4737-6690, ext. 1021